domingo, diciembre 17, 2017

No le echaron agua al florero

298Lecturas

El domingo por la tarde noche, el Monstruo llegó al Rosabal Cordero con la idea de sumar de a tres, y soñar con seguir buscando la idea de ganar el cuadrangular, y así forzar a una final nacional. En un estadio a medio llenar y con una hinchada callada, que aún nos preguntamos, si los enfriaban los 19° que hacían, o bien ya era una situación que nacen así.

Se jugaba el segundo partido del cuadrangular, el segundo que los morados íbamos a vivir como visitantes en esta etapa del torneo. Los dirigidos por Carlos Watson llegaban con la ilusión de sacar una victoria en un campo donde el rendimiento ha sido muy irregular en los últimos torneos. Y es que si bien es cierto el Saprissa no perdió ante el herediano de Medford este torneo, tampoco ha sumado muchos puntos como visitante en el campo sintético del Rosabal en los últimos años. La última victoria en ese lugar había sido en mayo pasado, por 1 a 0.

La S manejó el partido en lo táctico, dejó que Heredia se apoderara del medio campo, y que llevara la pelota, siempre el cuadro tibaseño manejando los tiempos, los florenses tuvieron chances, pero sin meter mucho peligro al arco de Briceño. Con buenos desbordes por izquierda con Colindres y lo que podía crear Mariano en el medio campo, Saprissa pisaba bien el área de Moreira.

Ya para el segundo tiempo el partido era más parejo, llegó un tiro libre de Mariano Torres y Moreira hacía un sentido homenaje a Pemberton, que se quedaba parado viendo como la pelota se estrellaba contra el palo derecho y caprichosamente salía, por poco se salvaban.

Fue al minuto 26 que llegó el gol de David Ramírez, tras una bola que intentó despejar Brown y dichosamente el rebote pega en el Adidas izquierdo de Leite (sin querer queriendo), y se fue como si hubiese metido el mejor centro que hizo desde que llegó a Costa Rica, ahí el cabezazo de David, delirio morado en el cementerio florense.

No era todo, ahí no se acaba el juego aún, después del gol inmediatamente Bejarano se inventaba un penal de Leite sobre Granados, penal que nunca existió, bueno, para los muchachos de Repretel sí, en fin. Llegaba Azofeifa a cobrar el lanzamiento, y a esta hora seguimos sin saber el paradero de la bola. Le pegó mal y el remate salió por encima del arco de Briceño, el marcador seguía 0 a 1 y se hacía más fuerte el Saprissa.

En pies de Colindres estuvo el 0 a 2 pero Moreira lo impidió. Los cambios de Watson por primera vez en el torneo fueron con sentido y sirvieron para mantener el resultado a favor nuestro. Acosta se acordó que tenía codos, y a los 90´ le lanzó uno a Christian Martínez por lo cual se iba expulsado. Cuatro minutos más dieron y sobre el último segundo Brown cerró mal una jugada, cabeceó por fuera y con esto se iba el partido.

El miércoles el Monstruo recibe a PZ a las 20:30HS en la Cueva, por ahora la única duda sería Briceño.

Foto: Nacion.com

Deja un comentario